Dormir en la misma cama

Supe que habia logrado serparar los sentimientos de las emociones-acciones desde la primera vez que pase la noche con alguien que no era mi pareja “oficial” por la que tenia sentimientos-amociones-acciones. Es casi sencillo y predecible. Si no siento ganas, ansias o deseos de dormir junto a alguien en específico no hay nada, tal vez un aprecio pero nada verdaderamente palpable o sustancial para que pueda transformarse en otra cosa de mayor envergadura.

Esa primera noche no pude si quiera dormir junto a ese hombre. Era terrible. No conseguia paz ni comodidad o cobijo, simplemente NADA. No era desprecio, era como un objeto no deseado en el espacio de mi descanso. Una espalda vacia sin ton ni son, insipido e inutil. Tuve que levantarme con cuidado y salir descalza de la habitacion y dormir en el mueble. Solo en ese momento logre conciliar el sueño y finalmente descanzar.

La segunda vez que pase la noche junto a otro hombre, estaba recostado en mis piernas, y respiraba lento y profundo. Y yo a pesar de no haberme ido a un mueble aparte para dormir, seguia siendo ese cuerpo distante e intimamente innecesario. Lo unico que no me alejaba de el sitio era que podia dormir como si nada hubiera pasado, y que con el muchachito en cuestion tengo una amistad desde hace ya 8 años y es el perfecto amigo con beneficios con el que no debo preocuparme de “complicaciones”.

La tercera vez que pase la noche junto a otro hombre, fueron varias y seguidas de hecho. SENTÍA cobijo y confianza, era delicioso para caer rendida y no despertar en muchas muchas horas. Era el perfecto estado de reposo sobre un cuerpo con una mente y un corazon tumultuosos. En ese momento supe que disfruto de descanzar bajo las tormentas mas aterradoras. Solo asi siento el control de todo y de mi. Termina siendo un buen recuerdo en el que pude dormir tranquila sin sentir nada.

La cuarta vez que comparti el sueño con alguien, (no pase la noche -aun- porque no me quedé), fue algo casi planeado. “Estas cansada? quisieras dormir un ratito?” …. listo. Todo en esa sensacion y los sentimientos que brotaron en cada densa y cadente respiracion fueron perfectos. En muchos años no me quedaba dormida con una sonrisa en los labios y en el pecho. No tuve pesadillas, y encajaba perfectamente donde fuera que me escurriera entre balbuceos y gruñidos.

Existen diferencias abismales. Yo, siempre preferiré la ultima.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s